¿Cómo educar a niños más autónomos y seguros de sí mismos?

Educar a niños más autónomos y seguros de sí mismos generará adultos más felices el día de mañana. ¿Y qué es lo más importante en nuestras vidas sino ser feliz? En realidad, todo lo que hacemos y hemos hecho cómo especie, a parte de intentar sobrevivir, ha sido para lograr nuestra felicidad.

La buena noticia es que todo en esta vida es un aprendizaje y qué nosotros, los padres, podemos hacer muchas cosas para ayudar a nuestros hijos a ser individuos más independientes y a desarrollar una autoestima más sana.

¿Qué es ser un niño autónomo?

Los niños que están aprendiendo a ser más autónomos reúnen muchas de las siguientes características:

  • Realizan muchas actividades de su vida diaria por ellos mismos, aunque tengan siempre la supervisión de un adulto (comen solos, se visten solos, se lavan los dientes, van al baño y se limpian solos, ponen su ropa sucia a la cesta de lavar, recogen sus juguetes, etc.).
  • Ayudan en algunas tareas de la casa siempre que sea posible (ayudan a poner la mesa, a guardar la ropa limpia, a poner la ropa en la lavadora, a reciclar, a preparar la comida, a poner y sacar los platos del lavavajillas, etc.).
  • Tienen bastante iniciativa.
  • Toman decisiones por ellos mismos sin buscar la aprobación continua de sus padres.
  • Desarrollan un mayor sentido de la responsabilidad.
  • Expresan sus opiniones libremente sin buscar complacer a través de ellas.
  • Tienen menos miedo a equivocarse.
  • Disponen de una cierta libertad para hacer cosas, siempre que no sean peligrosas.
  • Aceptan mejor los errores.
  • Tienen ganas de hacer más cosas por si mismos porqué se sienten orgullosos de ello.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que un niño con más autonomía personal no deja de ser un niño. No quiere decir que no necesiten la atención de sus padres, ni que hagan todas las cosas ellos solos, ni que las hagan con rapidez, ni tampoco que no se equivoquen. Al contrario, al intervenir menos los padres en la realización de sus tareas cuotidianas, lo que hacemos es permitirles que se equivoquen más veces. De esta manera, a través de la práctica y de cometer errores acaban aprendiendo. No siempre tendrán ganas de hacer lo que les proponemos, pero, a pesar de todo, los padres seguirán animándole y dejándole la libertad que necesita para hacer, sin caer en el error de hacerlo uno mismo para terminar antes.

¿Porqué es importante fomentar el desarrollo de la autonomía?

El bebé cuando nace es absolutamente dependiente de su mamá para sobrevivir. Poco a poco va desarrollando sus capacidades y va descubriendo su individualidad, hasta que con el tiempo va adquiriendo más habilidades y más autonomía para convertirse finalmente en un adulto independiente.

Cómo padres podemos ayudar a nuestros hijos a desarrollar su autonomía personal promoviendo que hagan lo máximo posible ellos solos, siempre que sean actividades que no supongan un peligro para ellos y que sean adecuadas a su edad.

Fomentar la autonomía de los niños debe ser un aspecto prioritario de la educación ya que tiene muchos beneficios:

  • Crea una mayor seguridad en uno mismo.
  • Mejora la autoimagen y la autoestima.
  • Fomenta una mayor madurez y sentido de la responsabilidad.
  • Mejora la capacidad para decidir por uno mismo.
  • Hace que seamos más difícilmente influenciables.
  • Mejora la capacidad de concentración y la atención.
  • Crea más independencia y una menor necesidad de recibir ayuda de los demás.

¿Cómo enseñar a mis hijos a ser más autónomos?

El camino para enseñar a nuestros hijos a ser más autónomos es largo y costoso, pero merece la pena. Lo más importante es que los padres estén convencidos de la importancia de ello y se armen de paciencia y paciencia.

Las siguientes recomendaciones te ayudarán a potenciar la autonomía de tus hijos:

  • Es importante empezar cuanto antes. A partir de 1 año hasta los 3 aproximadamente, los niños empiezan a experimentar su individualidad y están especialmente motivados a realizar tareas por ellos mismos. Aprovechar este momento ayudará mucho y nos evitará tener que motivar a nuestro hijo para que haga cosas. Aunque sea muy pequeño siempre existen espacios de libertad en los que puede empezar a aprender a hacer cosas solo. Por ejemplo: podemos dejar que nuestro hijo coma solo, aunque caiga comida por el suelo y luego tengamos que recogerlo (mejor asumir que esto va a pasar y aceptarlo cuanto antes) o dejar que vaya a tirar solo el pañal, etc.
  • Dejar hacer cosas a nuestros hijos solos cada vez que nos lo pidan. Debemos aprovechar cuando están motivados para hacer algo y dejarlos hacer, aunque nos cueste más trabajo que hacerlo nosotros mismos.
  • Animarle a realizar nuevas tareas siempre que sean razonables para su edad y no supongan un peligro para ellos. Los nuevos retos son muy positivos porqué aumentan su motivación y al conseguirlos se sienten muy satisfechos y seguros de si mismos. Por ejemplo: proponer a tu hijo de salir a tirar la basura él solo. A cierta edad les hace mucha ilusión salir a la calle sin ningún adulto, aunque solo sea para tirar la basura. Además, esto puede ser un buen entrenamiento antes permitirle realizar algunos mini desplazamientos solo, como por ejemplo ir al colegio. Evidentemente esto dependerá de la edad del niño y sobretodo del lugar donde vivamos, de las distancias entre la escuela y la casa, del tráfico, etc.
  • Hay que felicitar a nuestros hijos cada vez que realicen alguna tarea ellos mismos. Dar poca importancia a los errores e intentar que lo repita de nuevo para hacerlo mejor. Enseñarle que las cosas se aprenden a base de la práctica.
  • Permitirle la toma de decisiones. A los más pequeños les podemos proponer varias opciones a escoger explicándoles las consecuencias de cada una de ellas. Debemos tratar de ser objetivos y no manipular a nuestro hijo para que haga lo que nosotros queremos. Debe aprender que cada decisión trae consigo unas consecuencias y que a veces la mejor opción para ellos puede no ser la más fácil y divertida.
  • Debemos implicarlo en el establecimiento de normas y reglas, de este modo se comprometerán mas con ellas, las comprenderán mejor y se sentirán más responsables para cumplirlas.

Siendo madre me he dado cuenta de que mucho más importante que las palabras lo son nuestras acciones y el ejemplo que damos con ellas. Si hay algo que queremos enseñar a nuestros hijos mucho mejor transmitirlo con nuestras acciones que con nuestras palabras. Las palabras son muy importantes también, pero a veces lo que hacemos y decimos se contradice y entonces lo primero es lo que cuenta. Podemos repetir a nuestro hijo mensajes del tipo “confiamos en ti”, “tu eres capaz” que sino les dejamos nunca la libertad para actuar verá que no confiamos en él. Un niño que siente que sus padres no confían en él tendrá mayores dificultades para creer en si mismo.

La sobreprotección y sus efectos negativos

A menudo confundimos el querer mucho a nuestros hijos y preocuparnos por ellos con la sobreprotección. Proteger a nuestros hijos y hacer que se sientan seguros es muy importante. Sin embargo, cuando no les dejamos actuar, tomar sus propias decisiones ni les damos la oportunidad de equivocarse, les estamos sobreprotegiendo.

La sobreprotección tiene unos efectos muy negativos para el niño, ya que en lugar de darle poder se lo quitamos, creándole una dependencia demasiado fuerte con el adulto. Los errores son fundamentales para su aprendizaje y si no lo dejamos enfrentarse con libertad a su vida el miedo a equivocarse aumentará y esto le provocará más inseguridades y dificultades para tomar sus propias decisiones.

Espero que este post te haya gustado y te haya servido de ayuda. Si te apetece, me puedes dejar un comentario explicando si hasta ahora has promovido mucho la autonomía de tus hijos o no. ¿Qué actividades realiza tu hij@ hoy en día de manera autónoma?

Muchas gracias por tus comentarios. Estaré encantada de leerte y feliz de responderte.

Si te ha gustado, comparte
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

“Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso”. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar