9 formas de aprender a sumar y a restar jugando

En este post voy a compartir contigo 9 ideas para que tu hijo pueda aprender a sumar y a restar jugando de manera muy sencilla, y sin que tengas que dedicar mucho tiempo a crear tu mism@ los materiales.

Iniciarse en el mundo de las matemáticas a través del juego tiene numerosos beneficios, además de facilitar enormemente la asimilación de los conceptos básicos.

Ventajas de aprender a sumar y a restar jugando

  1. Cuando tu hijo disfruta aprendiendo tiene ganas de seguir aprendiendo.
  2. El ambiente agradable y tranquilo hace que tu hijo esté más receptivo y atento para integrar los nuevos conocimientos.
  3. Lo que aprende lo ha vivido y experimentado con sus propios sentidos, y por lo tanto, lo integra de manera mucho más profunda y duradera.
  4. Es una buena ocasión para pasar un tiempo de calidad juntos. Esto ayudará a fortalecer vuestro vínculo.
  5. La satisfacción de aprender algo nuevo y de haberlo pasado bien contribuye a aumentar su motivación y autoestima.

¿Cuándo empezar a enseñar a tu hijo las sumas y restas?

Alrededor de los 4 años, cuando tu hijo conozca bien los números será el momento de introducirle el concepto de sumar. Se empezará con sumas sencillas de una cifra, después las restas sencillas y más adelante las sumas y restas de números más largos. Es mejor no tener prisa y adaptarnos siempre a los ritmos de aprendizaje de nuestros pequeños.

9 formas de aprender a sumar y a restar de manera divertida

Una de las opciones es utilizar juguetes que han sido expresamente diseñados y creados con la finalidad de introducir a los pequeños en el mundo de las matemáticas de manera muy intuitiva, visual, a la vez que divertida:

1. Manipular las barras numéricas Montessori

2. Utilizar los números y contadores Montessori

3. Jugar a construir bloques con Sumblox  

4. Jugar con los bloques escalonados para contar

Otra forma también muy válida, y que puede complementarse perfectamente con la anterior es enseñar a sumar y a restar inventando juegos sencillos:

5. Construir torres con piezas de construcción

Podemos realizar distintas tarjetas para que reproduzca distintos modelos de torre. En cada tarjeta habrá una suma. Ej. 3 (rojo)+5 (azul)+1(amarillo)=?. El niño deberá reproducir la torre siguiendo la suma y finalmente contará todas las piezas y le pediremos el resultado de la suma.

Podemos realizar el mismo proceso con la resta. Ej: 14-6=?. Primero deberá construir una torre de 14 piezas. Cuando la tenga hecha, tendrá que quitarle 6 piezas. El niño deberá contar las piezas que le quedan para resolver la resta.

6. Juego de contar hacia atrás. Puede ser muy útil cuando queremos introducir la resta. Se puede jugar de muchas maneras:

– Con los peldaños de las escaleras…ensayar de ir contando hacia atrás y hacia delante…  Si tenemos escaleras en casa las podemos enumerar.  Cada vez que suba tendrá que decir los números por orden y cuando baje decirlos en el orden inverso. También podemos jugar en ellas y darle órdenes. Ej. «Te puedes poner en dos peldaños anteriores al 9?».

– Otra opción es realizar tarjetas con los números y ponerlas en el suelo por orden formando una fila y dejando suficiente espacio entre ellos. Le podemos decir: «Puedes ir a pata coja hasta el numero 10?», «Me podrías señalar con el pie tres números anteriores al 7?».

– Si disponemos de una terraza o estamos en un parque podemos coger una tiza y pintar un tablero con los números en el suelo. Podemos pedir al niño que recorra el tablero a pata coja diciendo los números en voz alta a medida que va pasando por encima de ellos.

Igual que con las escaleras y con las tarjetas, le podemos pedir que vaya saltando las casillas siguiendo el orden de los números, después en el orden inverso y finalmente darle órdenes concretas. «Podrías hacer un salto hasta la casilla del 5?».

7. Jugar a supermercados

Nosotros vamos a comprar y nuestro hijo es el vendedor. Después podemos cambiar los papeles. Él nos debe decir cuánto cuesta y devolvernos bien el cambio. Para hacerlo más sencillo podemos pactar con él que cada fruta y cada verdura vale 1 euro. Nos hacemos con unas cuantas frutas y verduras. Le preguntaremos cuánto cuesta y él deberá sumarlo todo. A continuación, le decimos: «ok, gracias, vale 8 y yo te doy 10 euros. ¿Cuánto dinero me tienes que devolver?». Para simular el dinero podemos utilizar botones, piedras, tapones de botellas o cualquier otro material que tengamos en casa.

8. Sumar con el juego del dominó

Si tenemos un dominó en casa también lo podemos usar para realizar sumas. Necesitaremos un dominó y papel y lápiz. Le pedimos que escoja 1 pieza. Deberá contar los puntos de la casilla de la izquierda y decir de qué número se trata. Si es capaz de escribirlo en una hoja le pediremos que lo haga, sino le mostraremos como hacerlo y lo escribiremos nosotros. Una vez escrito pondremos el símbolo + y le explicaremos que así es como se representa la suma. A continuación, contará los puntos de la casilla de la derecha y dirá de qué número se trata. Le pediremos que lo escriba también. Le explicaremos el símbolo de = y lo escribiremos. Contará todos los puntitos, nos dirá el número que da y lo escribirá.

9. Sumar y restar mientras le contamos una historia 

Le podemos contar un cuento para introducirle el problema de una suma o una resta. Para hacerlo más divertido podemos realizar dibujos en una pizarra a medida que vamos explicando los detalles de la historia. Al final, le dibujaremos el problema y él deberá resolverlo. Es una manera divertida y muy visual de aprender a realizar sumas y restas. Podemos explicarle una breve historia con una suma o una resta para resolver o explicarle un cuento introduciendo problemas por el medio que deberá resolver si quiere que continuemos la historia. Puede ser una manera muy interesante y motivadora de aprender a sumar y a restar, sobre todo si tenemos imaginación para inventarnos historias.

Sencillez y diversión

No hace falta complicarse demasiado para explicar el concepto de suma o de resta a nuestros hijos. De hecho, es cuestión de encontrar los materiales o los juegos que son más fáciles, prácticos o divertidos para vosotros. Espero que con estas ideas os pueda inspirar o ayudar para que encontréis vuestra mejor manera de aprender jugando.
Y recordad, lo más importante es observar a vuestro pequeño, respetar sus ritmos de aprendizaje y proponerle los juegos que más le puedan gustar o ayudar en el momento en que se encuentre. Sea como fuere, ver, tocar, experimentar, manipular, … siempre serán excelentes formas de aprender.

Espero que este artículo te haya sido de utilidad. Si te apetece, te animo a que compartas otras formas de enseñar o practicar las sumas y las restas sencillas con tus pequeños. Todas tus aportaciones serán bienvenidas ;-).

Muchas gracias por acompañarme.

Si te ha gustado, comparte
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

“Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso”. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar