6 Juegos para aprender los números

En el momento en que nuestros hijos empiecen a sentir curiosidad por las cifras, los juegos para aprender los números pueden ser una magnífica idea para iniciarlos en el mundo de las matemáticas de manera divertida y efectiva.

Los juegos o actividades que describo en este post estan basados en el aprendizaje a través de la experimentación. Para aprender los números no solamente se deben aprender sus nombres y símbolos sino también los conceptos de cantidad y la relación que existe entre ellos.

¿A qué edad los niños empiezan a aprender los números?

Cada niño es distinto y también sus intereses y sus ritmos de aprendizaje. Sin embargo, orientativamente, los niños pueden empezar a aprender los números a partir de los 3 años. Antes de esta edad puede que sepa recitar los números del 1 al 10 pero lo más probable es que no entienda su significado.

La forma de saber si a tu hijo le ha llegado el momento de iniciarse en el mundo de las matemáticas es observarlo. Cuando intuyamos que puede estar preparado, le podemos proponer distintos juegos para probar su reacción. Si vemos que no tiene mucho interés, no hay ningún problema. Recordemos que no hay prisa. Hay que tener paciencia que ya llegara su momento. Si por el contrario lo encontramos interesado y motivado para aprender, enhorabuena, ha llegado el momento de proporcionarle las mejores herramientas para que pueda tener un aprendizaje de calidad.

¿Cómo se deberían aprender los números?

Cómo todo en esta vida, cuando memorizamos algo sin entenderlo no lo estamos aprendiendo.

Cuando hablamos de aprender los números, lo primero que a uno se le pasa por la cabeza es aprender las cifras de memoria, aprender a contar en el orden correcto y ser capaces de transcribir el símbolo de cada número. ¿Pero es esto realmente lo más importante? Aprender los números es mucho más que esto, es entender los conceptos de cantidad, ver la relación que existen entre ellos, entender el concepto de par e impar, etc.

Seguramente estamos de acuerdo que aprender algo desde el plano abstracto es mucho más difícil, sobretodo por un niño, y corremos el riesgo que memorice los conceptos sin llegar a la verdadera comprensión.

Si le damos la oportunidad de aprender los números de manera muy visual y sensorial (tocando, mirando, manipulando, experimentando a través de un buen material) su aprendizaje será más profundo y su motivación para seguir aprendiendo incrementará.

Ahora recuerdo cuando mi hijo mayor tenía dos años y ya era capaz de contar hasta diez. Yo me sentía muy orgullosa de ello. Sin embargo, ahora veo lo absurdo que era, ya que memorizar los números de carrerilla es algo que poco valor le aportaba. Decía los números sí, pero no entendía su significado.

¿Cómo enseñar los números a tus hijos?

Hay muchas formas de enseñar los números a tus hijos, supongo que tantas como nuestra imaginación permita. Pero hay algo que no puede faltar si queremos que logre interiorizar bien los conceptos: el aprenderlo desde el plano físico y práctico, es decir, a través de su propia experiencia.
Existen multitud de materiales que nos serán de gran ayuda para que nuestros hijos puedan aprender los números de manera muy visual y sensorial. Algunos son extraídos de la pedagogía Montessori y otros no.

1. Las barras numéricas Montessori (A partir de los 3 años)

Se trata de 10 barras de madera pintadas que representan los números del 1 al 10. Cada unidad esta pintada alternadamente en rojo y azul para que sea muy visual y el niño pueda contar fácilmente las unidades.

En ocasiones los niños tienden a entender los números como una sucesión de unidades por separado. Ej. Para ellos 5 plátanos son 1,1,1,1 y 1. Este material les ayuda a entender que el 5 es un número por sí mismo y no una sucesión de unidades por separado. La barra que representa el 5 es un solo un objeto aunque estará pintado con 5 franjas (unidades) de color para que el niño sea consciente del valor de cada cantidad y pueda ser capaz de identificar cada barra con un número (sumando las franjas de color de cada barra).

Colocaremos las barras en orden de longitud de mayor a menor. Cuanto más larga es la barra mayor es el número y cuanto más corta menor. Con este simple ejercicio el niño aprenderá el concepto de cantidad y asociará el nombre del cada número del 1 al 10 con una barra en particular, ya que contando las unidades de cada barra obtendrá el número que representa cada una.

Para cuando haya interiorizado bien estos conceptos, le podemos proponer que escoja al azar dos barras y las ponga una al lado de la otra para ver la diferencia que existe entre las dos. Al hacerlo podrá buscar una tercera barra cuya longitud sumada con la barra más corta escogida sea de igual tamaño que la larga. De manera muy sencilla le estamos introduciendo los conceptos de la suma y la resta.

Se trata de un material muy sencillo, pero de gran utilidad para iniciar a tus hijos en el mundo de los números. Otra ventaja de estos materiales y que en general tienen en común todos ellos es que son auto correctivos, y que el niño ve muy claro y por sí mismo cuando lo ha hecho bien o cuando no. De esta forma aprende a corregirse el sólo, hecho que contribuye a desarrollar su autonomía y seguridad en sí mismo.

Barras numéricas Montessori grandes y Barras numéricas Montessori pequeñas

 

2. Los números rugosos o de lija Montessori (A partir de los 3 años)

Se trata de 9 tablillas de madera con un número a cada una de ellas del 1 al 9. La característica más destacable es que los niños pueden descubrir el trazo de cada cifra pasando los dedos por encima de los números. Es bueno hacerlo primero nosotros para que le podamos mostrar al niño la dirección correcta del trazo.

Para que asocie el símbolo del número con la cantidad, le pediremos al niño que escoja una barra numérica y le preguntaremos si sabe qué número es. Él irá contando las unidades hasta pronunciar el nombre del número. A continuación, le podemos decir, ¿sabes cómo se representa el 6? Y le mostraremos la tablilla para que pueda ver el símbolo escrito del 6 y reseguirlo con los dedos. De esta manera pasaremos del plano físico ( identificar el número a través de la barra con porciones de unidades) a lo más abstracto (la representación escrita de cada cifra).

Finalmente se podrán colocar todas las barras numéricas en orden de longitud, contar las porciones de cada barra para conocer el número y poner al lado una pequeña tarjeta con el número escrito.

Los números de lija Montessori

3. La caja de husos Montessori (A partir de los 3 años)

Hay una caja de madera con 45 varillas de madera y otra caja con 10 compartimentos numerados del 0 al 9. Se trata de que el niño ponga en cada compartimento el número de varillas correspondiente a cada número. Este juego pretende reforzar la comprensión de los nombres de los números, el símbolo de los números y las cantidades. Será también muy útil para entender el concepto de cero, ya que en su compartimiento no deberá poner ninguna varilla, sino dejarlo vacío.

Como la cantidad de varillas es exacta, el niño se dará cuenta por sí mismo que lo ha hecho mal si le sobra o le falta alguna.

La caja de husos Montessori

 

4. Los números y contadores Montessori (A partir de los 3 años)

Se trata de unos números de madera pintados de rojo del 1 al 10 y 55 fichas. Con este material los niños aprenderán a disponer los números en la secuencia correcta, entenderán las cantidades que representa cada uno y conocerán el concepto de par e impar.

Un primer objetivo es que el niño sea capaz de poner los números en el orden correcto. En un primer momento le podemos pedir que encuentre el número 1 y lo coloque arriba a la izquierda, y así sucesivamente con todos los números hasta tener la secuencia completa.

A continuación, le pediremos que encuentre el número de fichas que representa cada número. Ej. Señalamos el número 1 y le decimos: «Éste es el 1, dame uno». Colocaremos la ficha justo debajo del número 1, y así con todos. Lo único que debemos tener en cuenta aquí es la correcta colocación de las fichas. Esto nos permitirá en un tercer paso mostrarle los números pares y los impares. Las fichas se colocarán una al lado de la otra debajo del número, de manera que los números pares tendrán dos columnas y los impares tendrán dos y en un momento dado una ficha en el centro.

En un tercer paso, le pediremos si sabe en qué se diferencian los números. Empezaremos a decir en voz alta los números por orden, señalándolos, y diciendo si es par o impar.

Más adelante le pediremos que nos señale los pares e impares y diga su nombre.

Los números y contadores Montessori


 

5. Sumblox (A partir de los 3 años para el uso matemático y mucho antes como juego de construcción)

Hace poco descubrí este juguete y me enamoró. Es un poco caro, sí, para qué engañarnos. Aun así, no debemos olvidar que se trata de un juguete polivalente que durará muchos años. Me gusta porqué ofrece un sin fin de posibilidades de juego y permite que los niños desarrollen su creatividad. No sólo es un excelente juego para aprender los números, las cantidades y realizar operaciones (sumas, restas, divisiones, etc.), sino que también se puede utilizar como juego de construcción.

Se trata de 43 números de madera del 1 al 10, apilables entre sí y, cuya característica principal es que la altura de cada uno de ellos es proporcional a la cantidad que representa. De modo que si apilamos dos 5 o un 7 y un 3 tendrán la misma altura que el número 10.

Otra ventaja es que los niños podrán empezar a disfrutarlo mucho antes de conocer los números y seguir jugando hasta mucho más tarde.
A continuación, os dejo un enlace con un vídeo que explica con más detalle como funciona y sus posibilidades.

Sumblox (Set de iniciación) y Sumblox (Set familiar)

 

6. Bloques escalonados para contar (A partir de los 3 años para el uso matemático y mucho antes como juego de construcción)

Este es un juego me encanta. A parte de ser muy bonito para la vista, es también un excelente juego polivalente, pensado para aprender a contar, pero también para el juego libre. Se puede utilizar como juego de construcción y dará mucho juego ya que está formado por muchos bloques de distintos tamaños.

Se trata de 100 bloques de madera que varían de tamaño representando las cantidades del 1 al 10. Cada una está pintada de un color distinto para que al niño le sea más fácil de identificar.

Igual que Sumblox se trata de un juego de altísima calidad, que durará toda la vida. Es bueno para todas las edades y con posibilidades infinitas de juego.

Bloques escalonados para contar

Grandes juegos, grandes posibilidades

Los niños aman jugar, pero también aman aprender. Cuando les proporcionamos un buen juguete y les guiamos para que sepan como usarlo, les damos la oportunidad de aprender a través de su experiencia de juego. Esto les convierte en autodidactas, en definitiva, en niños más autónomos. Aprenderán sin prisas y a su ritmo, pero ten por seguro que lo que aprendan jugando y experimentando lo integrarán de manera más rápida y profunda.

Espero que este post te haya servido de ayuda. Si te apetece, puedes dejarme un comentario  indicando cuál de los juguetes que te propongo te ha gustado más. Agradezco mucho tus comentarios. Como siempre, yo estaré encantada de leerlos y responderte.

Gracias por acompañarme.

Si te ha gustado, comparte
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

“Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso”. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar