Tener un exceso de juguetes no es bueno para nuestros hijos

Tener un exceso de juguetes no es bueno para nuestros hijos. Si hay algo que entorpece de manera constante la concentración y la fluidez en el juego de los niños es la excesiva cantidad de juguetes a su alcance. Parece una paradoja, ¿no?

En este artículo te voy contar porqué no es bueno que tus hijos acumulen demasiados juguetes y voy a compartir contigo algunas recomendaciones para controlar la cantidad de juguetes que entran en tu casa.

¿Cuál es la función principal que deben cumplir todos los juguetes?

Hay algo que no podemos olvidar nunca: los juguetes son solo instrumentos de juego. Su función principal es la de inspirar y facilitar el juego, pero es el niñ@ el único creador y protagonista de éste.

El juego es una necesidad básica para el desarrollo del niño, a través del cual éste aprende y se divierte.

Los niños deben tener libertad para escoger qué, cuando y cómo quieren jugar. Sin embargo, es nuestra responsabilidad cómo padres que los juguetes que tengan a su alcance estimulen su aprendizaje y contribuyan a su desarrollo sano y feliz.

¿Qué pasa cuando nuestros hijos tienen demasiados juguetes?

Tener juguetes en casa no es nada malo, al contrario, es algo por lo que nuestros hijos pueden estar agradecidos, ya que en muchas familias del mundo no existe tal posibilidad. Sin embargo, cuando la cantidad de juguetes es demasiada, al contrario de lo que en un primer momento podamos pensar, no es nada positivo para nuestros hijos, ya que:

1. Le estamos dando demasiada importancia a los objetos y demasiada poca a su imaginación y a su libertad para inventar sus propios espacios de juego.

2. Cuando más se tiene más cuesta valorarlo. Si queremos educar a nuestros hijos para que aprendan a valorar lo que tienen es importante ser selectivos y no acumular demasiados objetos.

3. Tener muchas cosas los distrae de lo esencial. Es mas importante imaginar, crear, cooperar y compartir el juego con otros niños que no limitarse a jugar cada uno con su juguete.

4. El exceso de objetos provoca una sobreestimulación para el niño. En muchas ocasiones, tienen tantas cosas que no saben con qué jugar.

5. Si queremos educar a nuestros hijos para que tomen conciencia de la importancia de cuidar el planeta, lo ideal es no consumir en exceso y cuando lo hagamos que sean juguetes realmente deseados y que aporten valor; escogiendo, siempre que sea posible, objetos de materiales naturales y duraderos.

¿Cómo podemos controlar la cantidad de juguetes que entran en casa?

Controlar la cantidad y la calidad de los juguetes que entran en casa puede parecer muy difícil, ya que en muchas ocasiones se trata de regalos que hacen otras personas y podemos sentir fácilmente que perdemos el control. Sin embargo, sí depende de nosotros reconocer lo que queremos y lo que no queremos en nuestras casas. A continuación, te propongo algunas recomendaciones que te ayudarán a tener menos objetos y de mayor calidad:

1. En muchas ocasiones, controlar la cantidad de juguetes que entran en casa significa tomar el control de las cartas de los reyes o del papá Noel, así como de los aniversarios y otras ocasiones especiales en las que nuestros pequeños suelen recibir regalos. Para ello podemos:

  • Ser específicos con lo que queremos o con lo que no queremos para evitar objetos repetidos o que no deseamos.
  • Si se prefiere mantener el factor sorpresa está bien, aunque también podremos poner algunas condiciones. Ej. evitar juguetes de plástico y optar por objetos de materiales naturales o decantarse por juegos que desarrollen el juego libre, etc.
  • Ponernos de acuerdo y limitar el número de juguetes a regalar a uno o dos en total y que cada uno participe en una parte. Elegir un juguete que sea de calidad, que realmente le pueda gustar y que exista una cierta garantía de uso.
  • Regalar una manualidad hecha por uno mismo. Existen infinidad de posibilidades: objetos hecho a mano, composiciones fotográficas, vídeos recopilatorios, algún dulce que hayamos cocinado, etc.
  • No regalar objetos sino experiencias que puedan aportar un aprendizaje y diversión (ir a ver un espectáculo, un curso de algo que le guste mucho o realizar una salida especial en familia en algún lugar al que le encantaría ir (ej. ir a un parque de atracciones, a un parque acuático, …), etc.).

2. Favorecer el intercambio de juguetes entre amigos o conocidos. En lugar de tener todos de todo, un mismo juguete se puede compartir entre dos o más familias e irlo disfrutando por turnos (una semana cada uno, por ejemplo). Esta opción puede ser muy útil para que los niños aprendan a compartir.

3. Ir de manera regular a jugar en ludotecas o espacios de juegos para niños.

4. Asistir regularmente a la biblioteca y coger prestados libros. Es un hábito muy positivo además de muy útil para no terminar con las estanterías llenas.

5. Optar por juguetes que fomenten el juego libre. Es decir, promover juguetes que inviten a usar la imaginación y ofrezcan muchas posibilidades de juego. De esta forma, con menos juguetes se pueden hacer más cosas.

6. Recomiendo ir haciendo limpieza en casa con cierta regularidad y dar o vender aquellos juguetes que nuestro hijo ya no utiliza, para evitar acumularlos. Normalmente los juguetes hechos de madera tienen una durabilidad y conservación muy buena, por lo que pueden pasar de una mano a la otra y seguir cumpliendo su función igual que el primer día.

7. A la hora de adquirir un nuevo juguete debemos ser más exigentes y selectivos y comprar únicamente aquellos objetos que sabemos que pueden aportarle valor a nuestro hijo.

Los juguetes son objetos y lo importante es lo que hacemos con ellos

Los juguetes de nuestros hijos son sólo una pequeña pieza más dentro del engranaje de consumismo en el que nuestra sociedad está inmersa. Las cosas no son buenas ni malas, simplemente son cosas. Cuando nos facilitan la vida y nos aportan valor son bienvenidas. Sin embargo, en muchas ocasiones, la gran acumulación de objetos que no utilizamos nos mantiene distraídos y alejados de lo que es más importante para nosotros.

Si controlamos más los nuevos objetos que entran en nuestra casa tendremos más control sobre nuestra vida. La clave es conseguir rodearnos únicamente de aquello que más nos guste porqué tener más objetos por el simple hecho de tenerlos nos resta valor en lugar de sumar. ¿Con cuantos juguetes de los que tiene en casa suele jugar tu hijo?

Si te ha gustado, comparte
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

“Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso”. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar